Una Chica Le Muestra Una Foto Del Jardín Infantil De Hace 30 Años a Su Novio Y Éste Queda Boquiabierto

Image: YouTube/Amy Pounders

Algunos dicen que “lo sabes” cuando conoces al amor de tu vida. Y cuando Amy Giberson comenzó a tener una relación con Justin Pounders, ella “sabía” que era su único amor y el hombre con quien caminar hacia al altar. Sin embargo, cuando ella le mostró una foto cuando estaba en el jardín infantil, él la miró en shock. Lo que vio en la esquina de la foto lo dejó desconcertado por completo.

Image: Facebook/Amy Pounders

Giberson creció en San Petersburgo, Florida, y cuando estaba en el jardín infantil, le gustaba a un compañero. El adorable romance del jardín infantil involucraba jugar con bloques de juguete, almorzar juntos y jugar a pillarse en el patio de la escuela. Y aunque más de 30 años han pasado desde entonces, su profesora aún lo recuerda.

Image: YouTube/Amy Pounders

Diane Tar, una vez dueña y profesora del jardín infantil Sunshine, recuerda el flirteo breve de los pequeños. En noviembre de 2015, le contó a la revista PEOPLE que “ellos sentían algo único. Fue un romance tranquilo y tímido. Se gustaban en secreto, era un amor joven, como un dulce flechazo”.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Sin embargo, como los niños tenían sólo tres años, esta aventura amorosa no estaba destinada a durar. Inevitablemente, Giberson y su pretendiente tomaron caminos diferentes después de que se graduaron del jardín infantil. Y Giberson siguió hasta llegar a la universidad y se olvidó de su amor de jardín escolar.

Image: Facebook/Amy Pounders

Una vez adulta, la vida romántica de Giberson estaba lejos de ser perfecta. Le rompían el corazón muy a menudo. De hecho, sus amigas le aconsejaban que no se entregara por completo en las relaciones.

ADVERTISEMENT
Image: Instagram/preschool_sweethearts

En noviembre de 2016, Giberson declaró en Cosmopolitan: “Las personas me dirían que no fuese tan abierta en mis romances. Que no me confíe del todo, pero al hacerlo, no sería yo misma. Es un tanto loco que yo fuese la muchacha trágicamente equivocada que siempre la desilusionaban”.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Cuando cumplió 32, Giberson regresó a su ciudad natal de San Petersburgo y pensó en asentarse. Y para aumentar las probabilidades de encontrar al hombre de sus sueños, se unió a un sitio en línea de citas. Luego, a un tipo de la ciudad le llamó la atención su perfil. Él era Justin Pounders.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Justin Pounders

Como Giberson, Pounders había regresado recientemente a San Petersburgo y había tenido una dolorosa historia de amor. En 2012, su prometida, Adrianne Roberts, fue asaltada y asesinada trágicamente una noche antes de que la pareja se mudara. Ella iba camino a su casa después de haber ido de copas con una compañera cuando el asesino la atacó.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Justin Pounders

Después de dos años, Pounders se sintió listo para seguir adelante con su gran pérdida. Por lo que regresó a San Petersburgo en búsqueda del amor y fue ahí cuando encontró el perfil de Giberson en el sitio web de citas. Pounders y Giberson sintieron una conexión al instante.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Pounders le contó a PEOPLE en noviembre de 2015: “vi su foto y por alguna razón me sentí atraído a ella. Se notaba que tenía una gran energía. No puedo explicarlo, pero supe que tenía que conocer a esta chica”. Sin perder tiempo, la pareja acordó su primera cita.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

El 3 de diciembre de 2014, se juntaron para cenar en un restaurante. Giberson sintió una atracción inmediata. Relató a PEOPLE: “cuando nos juntamos y nos abrazamos, sentí que lo conocía de toda la vida”. La conexión fue tan fuerte, que de hecho el mesero marcó la fecha en el plato del postre.

ADVERTISEMENT
Image: Instagram/preschool_sweethearts

Giberson contó después a Cosmopolitan que “ni siquiera a la mitad de la cena estaba temblando porque estaba muy emocionada. Me recuerdo que dije que iba a cenar con este hombre por el resto de mi vida”. Se juntaban todos los días y rápidamente el amor germinó.

ADVERTISEMENT
Image: Instagram/preschool_sweethearts

Después de dos meses, Pounders le hizo una confesión. Giberson le contó a Cosmopolitan que “Justin mencionaba de forma esporádica que le gustaba mi nombre porque era el de su primer amor del jardín infantil. Bromeaba y decía “no era yo, por lo que no quiero escuchar de esa Amy”.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Un mes después de relación, Giberson notó que Pounders se tocaba una cicatriz de la frente. Le contó que cuando estaba en el jardín infantil se cayó de las barras trepadoras y se hizo un corte en la cabeza. Fue en ese entonces que descubrieron que tenían algo más en común.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Resultó que Pounders había ido al mismo jardín infantil, Sunshine, que Giberson había asistido hace 30 años. Sabían que crecieron cerca, pero como no conocían a las mismas personas no creyeron que sus caminos se hayan cruzado alguna vez.

ADVERTISEMENT
Image: YouTube/Amy Pounders

Emocionados por la coincidencia, Giberson le pidió a su madre que buscara las fotos antiguas del jardín infantil. Y cuando ella les mostró un montón de fotos de la clase del jardín, quedó en claro qué tan conectados estaban sus pasados. Aparecían sentados uno al lado del otro.

ADVERTISEMENT
Image: Instagram/preschool_sweethearts

Giberson le contaba a PEOPLE que “le pedimos a nuestros padres que buscaran cualquier foto del jardín infantil. La mamá de Justin encontró una foto de los dos y comencé a llorar, estaba estática. ¡Yo era la Amy que le gustaba todos estos años! Era definitivamente el destino”.

ADVERTISEMENT
Image: Instagram/preschool_sweethearts

Un año después de que se conocieron por segunda vez, Pounders planificó una sorpresa especial para Giberson. La pareja salió en el programa The View donde contaban su increíble historia. Luego, hicieron un despacho en el jardín infantil donde se conocieron y mostraban a los estudiantes que sostenían un letrero que decía: “Amy, ¿te casarías conmigo?”.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

Exactamente después de un año, Giberson se convirtió en la señora Amy Pounders. Se casaron el 18 de noviembre de 2016 en el teatro Mahaffey de San Petersburgo. Y como un cuento de hadas de la vida real, los recién casados tuvieron su “vivieron felices por siempre” después de 30 años cuando ni sabían que habían comenzado en el jardín infantil.

ADVERTISEMENT
Image: Facebook/Amy Pounders

La pareja cree que un poder superior los ayudó a que se reencontraran, quizás la primera novia de Pounders actuó como ángel guardián. “Alguien o algo decidió definitivamente que no nos juntáramos hasta ahora”, él le relataba a PEOPLE. Giberson también señaló que “si mantienes un corazón y una mente abiertos, puedes encontrar a tu verdadero amor. Sólo tienes que creer y tener fe”.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT